Everything Not Saved, Pt. 1
Foals - Sony Music

Luego de un inicio explosivo en el que sorprendieron a todos con su cóctel inaudito de new wave, math rock y post rock atmosférico (bien reflejado en el álbum debut, Antidotes), Foals fue produciendo notorias mutaciones en su sonido. Una cosa es segura: aun con mayor o menor suerte, esos movimientos constantes nunca estuvieron motorizados por las ambiciones comerciales. La identidad de la banda inglesa liderada por Yannis Philippakis parece estar asentada en la diversidad, y Everything Not Saved Will Be Lost, Pt. 1 no es la excepción. Esta vez los cambios parecen haber sido empujados por la salida de Walter Gervers, bajista y cofundador del grupo: hay más sintetizadores, muchos ritmos angulosos, además de cencerros, timbales y marimbas. El resultado remite a veces a Tom Tom Club, proyecto de dos Talking Heads (Tina Weymouth y Chris Frantz), y eso no parece casual: Foals siempre tuvo en su genética la información musical generada en los 80 por la banda que lideró David Byrne. En otros pasajes («Sunday» y «I'm Done With The World (& It's Done With Me)», ambos sobre el final del disco), Philippakis se pone a prueba como baladista y recuerda vagamente a John Cale, una referencia ilustre y para celebrar. No está mal, pero también queda bien claro que Foals rinde mucho más cuando invita a mover el cuerpo. Veremos qué nos depara la segunda parte de este díptico, planeado para aparecer a fin de este mismo año.

Alejandro Lingenti