Extraño oficio
María Teresa Andruetto - Random House - 173 páginas

Una mujer que viaja, que lee, que observa y escucha, que tiene al oficio de contar como pulsión primera. Que viaja a Colombia, Brasil, Buenos Aires, Entre Ríos, la Patagonia y da con personajes al azar, hombres de a pie que, como ella, atraviesan los caminos. Entonces escucha a esos otros, los que no tienen voz; toma nota sobre rumbos ajenos, pequeñas escenas de la vida cotidiana que luego vincula con Kurosawa y Oé, Borges y Coetzee, Munro y Le Guin, Ajmátova y Colasanti, pero también con los nietos recuperados, la inmigración, el espacio de la mujer en las sociedades contemporáneas, el origen de sus propios cuentos, la madre, la lengua. Todos esos universos y muchos más conviven en el medio centenar de crónicas breves que componen Extraño oficio, de la narradora, poeta, ensayista y cronista –porque así se presenta a sí misma en estas páginas– María Teresa Andruetto. La colección de textos surgió a partir de su columna semanal, llamada «Gente conmigo», que forma parte del programa Nada del otro mundo, que se emite por la radio de la Universidad Nacional de Córdoba. Andruetto se sirve de estas pequeñas piezas para exhibir su notable capacidad de observación y escucha; articular la verdad y la ficción («la imaginación, esa pirueta que hacemos los seres humanos para elevarnos por sobre la pesadez de lo real»); tejer redes sobre el acto individual y social de la lectura y las subjetividades que entran en juego; reflexionar sobre la lengua que nos cobija, en la que nacemos, sentimos y pensamos; e iluminar ese extraño oficio que ella tan bien ejerce. «Si yo no puedo elegir», dice, «tal vez pueda ser elegida por alguien que necesite ser contado».

Hernán Carbonel