Gorillaz
Festival BUE en Tecnópolis
La música de Gorillaz se puede escuchar como un puente entre el hip hop, el trip hop y la electrónica del siglo XXI, con el espíritu punk sin fronteras de los Clash, la tradición del soul británico y la pulsión bailable de la escena de Madchester. Una genial obra de ingeniería sonora construida por Damon Albarn, el líder de Blur, que revela su verdadera dimensión en vivo. Las fantasías animadas que los proyectaron al firmamento pop dijeron presente en su demorado debut local: Murdoc, 2-D, Noodle y Russ sedujeron con su encanto de comic desde la pantalla ubicada en el escenario. Pero a diferencia de los otros tiempos, cuando las imágenes se llevaban una buena parte del protagonismo, el show actual de Gorillaz concentra sus energías en el poder de la banda, en su interacción con invitados como Vince Staples, Peven Everett, Jamie Principle, Zebra Katz, Jehnny Beth y los De la Soul. Y el resultado es sencillamente demoledor: su presentación en Tecnópolis no solo rankea bien alto entre los recitales internacionales del año que acaba de terminar, sino también entre los de una década a la que todavía le queda cuerda.
Juan Andrade