Guantes
Santiago Varela

(Pablo Blasberg)

Hace unos años –muchos– escribí en la revista Humor®, a raíz de una peligrosa epidemia de estupidez, que «había gente que creía que la mano tenía cinco dedos porque el guante tenía cinco dedos».
Pensé que eran una excepción. Pero más adelante me enteré de que había gente que creía que la Tierra era plana como una tabla, otros que decían que el mundo fue creado hace 6.010 años, que los dinosaurios nunca existieron y que cuando se creó el planeta el Señor había colocado sus huesos bajo tierra para que se creyera de su presencia (y diera trabajo a los paleontólogos).
También hay gente que afirma que el hombre nunca llegó a la luna, que el centro de la tierra es hueca, habitable y que allí vive aún Hitler, otros que dicen que los alienígenas están entre nosotros desde la época de Tutankamon y no falta quien afirme que el Holocausto fue una fantasía y que Gardel no murió en Medellín.
Hay para todos los gustos. Y aquí y ahora aparecieron los que afirman que el COVID-19 no existe, que la pandemia es un engaño y que la cuarentena es nada más que para jodernos.
Son los anticuarentena. Gente rara que convoca, con derecho, a ir al Obelisco. Lo raro no es que fueran pocos... que fueron pocos y todos con barbijo, sino que los que convocaron ni aparecieron. O sea que el real pedido a la ciudadanía era: «No a la cuarentena, vayan y salgan ustedes».
Que se quedara en su casa es atendible, a ver si justo al tipo, que es el que organiza, le agarra el bicho y tenga que ir a organizar que le presten un respirador y pedirles a los parientes que se pongan a rezar.
Es cierto que la cuarentena es una cosa horrible, espantosa, una calamidad insoportable, no hay dudas. Matrimonios que tengan que estar, obligadamente, las 24 horas juntos, tête à tête, los siete días de las semana, los 30 días del mes, en solo 43 metros cuadrados… es una tortura, no tenés respiro. Es como el golpe de calor. Es mortal.
Pero: ¿por qué estamos en cuarentena? ¿La cuarentena es una enfermedad? ¿La cuarentena es la pandemia? No. La cuarentena no es una enfermedad. La enfermedad es la infección, el coronavirus. El aislamiento es solamente una herramienta terapéutica, preventiva a falta de otras efectivas.
Es como una medicina. Pero peor que el aceite de castor. Es cruel, dolorosa, que jode la forma de vida, las relaciones, la psiquis, la economía. Pero es esto o la Madre María.
Entonces si se quiere hacer ruido, hay que salir a cacerolear contra la enfermedad, contra el virus, no contra la jeringa que trata de contenerlo.
Pensemos por un momento que estamos en la cocina con los guantes puestos y nos cortamos con un cuchillo, ¿a quién le ponemos la apósito: a la mano o al guante?