Hacerse cargo
Jorge Vilas
Periodista

El resultado de las primarias causó un fuerte impacto en el ámbito político y también motivó significativas derivaciones en otros rubros de la vida pública argentina. El periodismo es uno de ellos. Los principales medios de comunicación y sus más connotados periodistas y analistas políticos coincidieron en algo: esto no se vio venir, señalaron, al tiempo que cuestionaron a las empresas y consultores que realizan encuestas previas a cada elección, que en este caso lejos estuvieron de anticipar el resultado.
Lo cierto es que, tanto como los encuestadores, los periodistas y los medios hegemónicos también tienen preguntas para responder. En primer lugar, por qué los devastadores efectos del plan económico en curso no ocupan un lugar destacado en sus agendas informativas. Lo mismo se puede decir de la escasa cobertura periodística de marchas y reclamos de trabajadores y movimientos sociales, que reflejaban la situación crítica a la que los expone el megaajuste impulsado por el gobierno macrista. Lo mismo ocurría con la devastación de la industria en general y las pymes en particular y el consecuente incremento de la desocupación.
Entonces, ¿es lógico sostener desde esa mirada sesgada en favor del oficialismo que no se vio venir la mayoritaria expresión de rechazo hacia el Gobierno? ¿Cómo podrían ver lo que se empeñaron en ocultar? Los lectores, oyentes, espectadores de medios críticos, comunitarios, cooperativos, autogestionados, contaron con otra mirada acerca de lo que ocurre en el país desde diciembre de 2015. Para ellos la sorpresa era la supuesta paridad que anticipaban analistas del establishment, porque, cómo explicar que millones de marginados y perjudicados por las políticas neoliberales pusieran su voto en favor de cuatro años más de recetas que, lejos de curar mal alguno, pusieron al país en terapia intensiva.