Here Comes the Cowboy
Mac DeMarco - Macʼs Record Label

Dos años después de la aparición de This Old Dog, que ratificó su estatus de estrella de la escena indie, Mac DeMarco edita por primera vez en su propio sello Macʼs Record Label. El nuevo disco de este canadiense dueño de un sentido del humor cargado de provocación, ironía y mordacidad es notoriamente el más reposado, el más homogéneo y el menos hitero de su carrera. Es curioso que DeMarco haya sido encasillado por la prensa musical dentro de la categoría «slacker rock»: con apenas 29 años ya grabó cinco LP y tocó en decenas de festivales internacionales. Todo lo contrario a un slacker (vago). Incluso se ha agenciado un buen número de fans en Argentina, donde ya estuvo más de una vez. El título del álbum ancla en la idea que él mismo tiene de la palabra cowboy: «Para mí es una expresión de cariño, la uso cuando me refiero a gente que quiero», declaró. Grabado en un lapso de tiempo reducido, con el propio autor de las canciones a cargo de todos los instrumentos, tiene algunos picos («Nobody», con su belleza despojada; «All of Our Yesterdays», un destilado de su estilo, tan marcado por el de Jonathan Richman) y algunas depresiones («Choo Choo» suena como una broma infantil del tipo «Ob-La-Di, Ob-La-Da»). Los siete minutos y medio de «Baby Bye Bye», el tema elegido para el cierre, luego de un breve silencio, derivan en una serie de alaridos que parecen invocar al espíritu de James Brown.

Alejandro Lingenti