Hijas de la patria
Florencia Elgorreaga - Tren en movimiento - 239 páginas

En la primera mitad del siglo XIX, el feminismo no era, ni por asomo, el movimiento que es hoy, ya que a cada período histórico le corresponden sus soportes ideológicos. Hijas de la patria, de Florencia Elgorreaga, aborda esa tensión entre tradición y renovación, entre orden simbólico y cambios de fondo. La obra da una perspectiva de género sobre «textos literarios y periodísticos emblemáticos del período 1810-1860»: la Revolución de Mayo, las guerras civiles, el camino hacia la construcción del Estado. Escritos por hombres, las mujeres aparecen como «objeto de examen y reflexión, como metáforas de una idea o simplemente como personajes». Elgorreaga busca «desentrañar los ideales de mujer» y «qué relación guardan con los proyectos políticos e ideológicos de sus autores». Aquí no hay textos firmados por ellas, sino que son narradas desde la subjetividad del hombre, la misma que ha dejado rastros en el «imaginario colectivo». El período colonial, las élites, Belgrano y el Correo de Comercio de Buenos Aires; Moreno y La Gazeta de Buenos Aires, las cartas de lectores, las tempranas demandas por violencia de género, la aspiración a incorporarse a la participación cívica; moda y costumbres; Amalia, de Mármol; Esteban Echeverría y la inaugural fusión de literatura y política en El matadero y La cautiva (poema protagonizado, sí, por una mujer que puede ser «universal»); Sarmiento y su «rica y extendida» vinculación con el universo femenino: su madre, las maestras, sus amantes, su hija, sus vastas contradicciones. Hijas de la patria consigna que fueron ellas las custodias del patriotismo y las transmisoras de valores sociales, aunque las grandes decisiones pertenecieran a la órbita masculina.

Hernán Carbonel