Impunidad
10 años sin Luciano

Masivo. Reclamo por un caso no resuelto. (Agustina Salinas)

«Soy la mamá del negrito villero que se negó a robar para la policía. Pero aún si hubiese robado yo estaría acá luchando», dijo Mónica Alegre, madre de Luciano Arruga. Diversas instancias del poder político, judicial, mediático hegemónico, se articularon para encubrir el crimen hasta que la lucha de Familiares y Amigos halló su cuerpo enterrado como NN, aunque la Justicia no encontró culpables, tal como denunció Vanesa, hermana de Luciano. El sábado 26 de enero una multitud marchó en Lomas del Mirador hasta la Plaza que hoy lleva su nombre para recordar los 10 años de su desaparición. Sus cánticos cuestionaron «la represión estatal de toda la etapa constitucional» y, especialmente, el ensañamiento hacia los más vulnerables de la sociedad.