Insurrección cultural
Jonathan Nossiter - Piloto de tormenta - 258 páginas

Cuando, en 2004, el filme Mondovino de Jonathan Nossiter llegó a los cines, muchos retomaron las duras críticas que el director llevaba adelante contra la industria del agro, que dejaba de lado los métodos tradicionales de producción de vino para reemplazarlos por una batería de agroquímicos que terminaban estandarizando las cosechas, anulando las sutiles diferencias y contaminando el suelo. El mundo según la perspectiva de Monsanto, para ser más claros. De esa película y esa denuncia han pasado 15 años, y las cosas no han cambiado para bien. El presente libro de Nossiter continúa con sus alegatos contra esos modos de producción agrícola, además de recuperar la idea de un «artisanista», un artista que opera como un artesano, queriendo repetir la lógica creadora de la naturaleza en lugar de participar de la fetichización de la novedad del arte contemporáneo. Sin embargo, por más que apunte a una crítica certera sobre una situación preocupante, Insurrección cultural. Vino natural y agricultura para salvar el mundo no deja de tener los gestos propios de un snob, cosa que el autor critica de la producción artística contemporánea. ¿Hasta qué punto esta suerte de «regreso a la naturaleza» del progresismo europeo no es una forma ideológica más de dominación? Una expresión bienpensante de los que viven en un mundo donde no hay trabajo esclavo indocumentado, donde no hay poblaciones golondrina que se mueven según el dictado de la naturaleza o donde los caprichos de la tierra no afectan su economía primaria.

Fernando Bogado