Jaime
Brittany Howard - Sony Music

Soplan vientos de cambio para Brittany Howard. Famosa gracias a su excelente performance al frente de Alabama Shakes (los que estuvieron en la edición argentina del Lollapalooza 2016 aún deben recordar el brillo de su concierto), esta mestiza de la América profunda que acaba de cumplir 31 años decidió quedarse por un rato sola para poder contar un puñado de crudas historias íntimas de la forma más personal y catártica posible. El nombre de su disco debut es el mismo que el de su hermana, fallecida a los 13 años de un cáncer extraño y fulminante. Y al margen de la carga emotiva que contiene y logra transmitir (Howard también se mete con el racismo y la necesidad del crecimiento espiritual ante la crueldad del mundo), el álbum atrapa por la reconocida calidad interpretativa de la protagonista –dueña de una voz prodigiosa y capaz de fluir en variados registros– y por su paleta sonora, muy colorida y deliberadamente distanciada del retro-soul de Alabama Shakes y de sus proyectos paralelos: Thunderbitch (más cercano al rockabilly áspero) y Bermuda Triangle (alt-country). En Jaime hay funk psicodélico, baladas austeras pero muy sugerentes, loops de hip hop y algunos ritmos que remiten al groove contagioso de los últimos discos de DʼAngelo. Variado, potente y condensado en apenas 35 minutos, luce como la movida magistral de una artista cuyo techo parece estar muy alto.

Alejandro Lingenti