Jerarquía eclesiástica de Paraná bajo lupa judicial

Estanislao Esteban Karlic, exarzobispo de Paraná y actual cardenal emérito, y Juan Alberto Puiggari, actual arzobispo, aparecen entre las sombras de la lupa judicial con lo surgido durante el juicio contra el sacerdote Justo José Ilarraz, condenado a 25 años de prisión por abuso de menores. Ambos formaban parte del entorno de Ilarraz y podrían ser considerados como «elementos facilitadotes», tal como definió el tribunal. Por su parte, el sacerdote Justo José Ilarraz había confesado sus crímenes. Lo hizo mucho antes de que la Justicia comenzara la investigación que hace unos días concluyó con su condena. Lo confesó ante el arzobispo de Paraná, Estanislao Esteban Karlic, hoy cardenal emérito. Para la Justicia, Karlic es uno de los eslabones en la cadena de silenciamiento y encubrimiento, aunque no el único. Hubo, dicen los jueces, un «elemento facilitador» para que Ilarraz cometiera los abusos y esa fue «la posición asumida por sus superiores y pares actuantes al tiempo de los hechos».