Killing Eve
Paramount Channel, domingos a las 23

Este inusual thriller con tintes de humor negro se centra en dos fuertes personajes femeninos: Eve (Sandra Oh) y Villanelle (Jodie Comer) igualmente obsesionadas la una con la otra, mientras viven en una eterna persecución mutua. La primera temporada, compuesta por ocho episodios de 42 minutos, tiene un argumento y un tono muy peculiar que rompe con el sentido común y las convenciones del género. Es la historia de Eve Polastri, una miembro de los servicios secretos británicos que está aburrida de hacer trabajo de oficina. Nunca ve la acción y sus superiores no la toman en serio cuando sugiere que una mujer está detrás de los asesinatos de los hombres más poderosos de Europa. Lo que ella no prevé es que Villanelle, la asesina que investiga, se obsesionará con ella (y viceversa). Escrita por Phoebe Waller-Bridge de manera tan inteligente como entretenida, Killing Eve propone una reformulación del género de espías en el que los estereotipados roles masculinos del investigador y asesino son ocupados por mujeres. El relato, que también transita por la comedia ácida y el drama meloso, es un híbrido que carece de una acción estilizada y que redunda en un entramado de tensiones eróticas que no termina de definir si se trata de una verdadera atracción física o es parte de un juego entre el gato y su ratón.  Nominada a los Globos de Oro como mejor serie dramática y también a los Premios Emmy, su protagonista, Sandra Oh, se consagró con el Criticʼs Choice Award, el SAG Award y Globo de Oro como mejor actriz de serie dramática.

Juan Pablo Russo