La era de la pose
Marta Gorostiaga - Independiente

En La era de la pose se escucha de todo: guitarras acústicas y eléctricas; percusiones autóctonas, jazzeras, electrónicas; teclados y bajos groovies; saxo, armónica y trombón; distintos estilos de canto, coros y rap. En su primer disco solista, Federico Papp (ex Fat Dojo y Los Bagayos de Ramallo) no se deja definir pero tampoco descartar por demasiado experimental o difícil. Las canciones están lindamente orquestadas: tienen melodías contagiosas y personalidad. Las hay dulces, macabras, muy enérgicas, más templadas. Hay largas secciones instrumentales, como si los temas no se decidieran a arrancar. Las memorias que se activan van de Daniel Melero a Los Álamos. Decanta por la frase «cuántos likes me das» del último tema, que la era de la pose es esta, pero más allá de eso, no hay nada en este disco que delate que fue hecho en este tiempo. Las canciones tienen una languidez antigua. Marta Gorostiaga, un nombre de abuela, parece un alias inadmisible en la era de los gamers, pero tratándose de un rockero tiene su gracia. «No me hago el malo, soy así, no me interesa/ mostrarte lo que tengo ni estar a la moda», canta en «El pibe».

Micaela Ortelli