La fabulosa historia de los inolvidables Marrapodi
Los Macocos

Daniel Casablanca, Martín Salazar, Gabriel Wolf y Marcelo Xicarts conforman, desde 1985, el grupo Los Macocos. Sus espectáculos, en los que ellos mismos crean el texto y la dramaturgia, combinan actuación, música y movimiento, siempre a través del humor. La fabulosa historia de los inolvidables Marrapodi fue estrenado en 1997 y cosechó aplausos y premios. Ahora regresa sin Javier Rama, quien había dirigido al grupo hasta que falleció, en 2008. La efectividad se mantiene y se agrega el interés de ver la evolución de los intérpretes, más de 20 años después. Se trata de una serie de cuadros que sintetizan algunos géneros que configuran la historia del teatro argentino, unidos a través de una familia ficcional, los Marrapodi. A lo largo de décadas y generaciones, intentan hacer una puesta en escena que, irónicamente, siempre acaba en fracaso. No obstante, el público accede al proyecto y, entonces, se ven montajes de diversas épocas. El hilo que une las escenas es la historia de una pareja de enamorados, que se enfrenta a la incomprensión del padre de la novia, quien pretende casarla con un potentado. Para mediados del siglo XVIII, se realiza un entremés callejero, en el que todo es una importación española: vestuario, dicción, vocabulario. Luego sigue una zarzuela, contextualizada durante la fiebre amarilla, que recoge los estereotipos del mundo andaluz. Después llega una fusión de circo y payada gauchesca, con referencias al personaje de Juan Moreira y el circo criollo de los hermanos Podestá. Para inicios de siglo XX aparece el sainete, en la versión porteña, que se desarrolla en un conventillo. Sigue una tragedia grotesca y una representación exacerbada de las clases altas en la década del 30 y, más tarde, de la clase media en los 60. Cierra, a todo lujo y plumas, el teatro de revista. Los Macocos adoptan distintos roles, siempre desopilantes. Los cuatro se ensamblan para, con aceitado timing y astucia, hacer humor con sencilla inteligencia (Teatro CPM-Multiescena).

Analía Melgar