La lucha y la vida
CCC Floreal Gorini
La sala Solidaridad fue el lugar elegido para la presentación del libro que recoge diálogos de Nora Cortiñas con el psicólogo Pablo Melicchio. «Es mi legado para la juventud», dijo la histórica referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.
Pablo de Micheli

El lado Norita. El volumen fue presentado por Melicchio, Cortiñas y Pérez Esquivel. (Horacio Paone)

En un emotivo y multitudinario encuentro, se presentó el libro El lado Norita de la vida. Conversaciones de Nora Cortiñas con el psicólogo Pablo Melicchio, obra que recorre la vida y la lucha de la histórica referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Ella misma encabezó la actividad, realizada en la sala Solidaridad del CCC Floreal Gorini, junto con el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel (autor del prólogo), y Melicchio. Durante la velada se realizaron intervenciones artísticas alusivas a la temática de los derechos humanos con la participación de Gabo Ferro (cantante), Esteban Morgado (guitarrista), Lidia Borda (cantante), Daniel Godfrid (pianista), Daniel Dibiase (actor e intérprete) y Matías De Brasi (pintor).  
Juano Villafañe, director artístico del CCC, dijo unas palabras de bienvenida. «Celebramos este hermoso acontecimiento, este hermoso trabajo de experiencia y de lucha; hermoso para todos que la vida esté unida a la lucha y la lucha a la vida». Por su parte, Gonzalo Semeria, investigador del CCC, puntualizó los ejes de trabajo del Departamento de Derechos Humanos.


Un ejemplo de resistencia
«Tenemos un continente, un país también, con muchas dificultades, pero también hay mucha reserva, mucha fuerza y Norita es un ejemplo, Norita es una compañera de toda la vida, de luchas, de dolores y de esperanzas, y apostamos a esto», dijo Pérez Esquivel. Y añadió: «Norita nos da un ejemplo de ese caminar, de ese caminar de todos los días, de las luchas, de las esperanzas, de la resistencia. Y una cosa que tiene Norita, que siempre lo conversamos: esta apertura de los derechos humanos, esta comprensión de los derechos humanos desde su integridad». Pérez Esquivel también se refirió a los encuentros de Cortiñas con Melicchio, que resultaron en los diálogos de la obra. «Qué maravilloso –dijo Pérez Esquivel– que dos personas se sienten, comiencen a hablar, comiencen a conocerse y comiencen a compartir. Porque muchas veces nos quedamos en el profesionalismo y en usted vi una riqueza humana de ir caminando y de ir compartiendo». «Por eso –añadió– muchas veces hablo de la palabra que camina. Hay una palabra que no camina, es la palabra estática, la que se queda ahí. Y la palabra que camina es la que penetra y genera conciencia».
«Estoy muy emocionado, conmovido por todo lo que generó este libro, que fue un sueño durante muchos años hasta que irrumpí en la vida de Norita. Los psicólogos somos recolectores de historias. La mayoría tiene que quedar dentro del secreto profesional pero esta historia no podía quedar encerrada en una historia clínica ni en la casa de Norita. Hay una figura pública que todos conocemos y amamos», dijo Pablo Melicchio.
Cortiñas, por su parte, afirmó que dedicó el libro a su familia. «Tanto luchamos las Madres y hablamos gritando al cielo todo lo que sentimos. Y pienso en mi familia, que yo dejé tanto yendo a la calle, saliendo de la mañana a la noche». «Fue colectivo, ninguna madre sola hubiera podido hacer la historia que hicimos nosotras, que se conoce en todo el mundo, cada una con su pensamiento. Nos respetamos las ideologías, la religión, siempre nos respetamos la historia de nuestros hijos, de dónde venían o dónde habían militado», dijo luego.
Cortiñas saludó además a la madre Vera Jarach, presente en la sala, y recordó a otras compañeras de militancia como Azucena Villaflor de De Vincenti, Esther Ballestrino de Careaga, Yoyi Epelbaum y Elida Galetti. «Fue entre todas que hicimos este movimiento que marcó una historia muy fundamental para la lucha contra la dictadura sangrienta y brutal que tuvimos», señaló. Y concluyó con el propósito del libro: «Es el legado que quería dejar para la juventud».