La perla del oeste
Año I — Número I - Editorial - 36 páginas
La joven Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR) se propuso pensarse de manera federal y provincial. Y también dispuso que sus inquietudes e iniciativas encuentren un desarrollo a partir de acciones prácticas. Una de ellas fue hacer una revista donde periodistas, investigadores, escritores, profesores y alumnos, respondan narrativamente algunas consignas coordinadas por el escritor Juan Diego Incardona. Emparentada con experiencias como Maíz (de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata) y Fronteras (de la Universidad Nacional de Quilmes), La perla del oeste apunta a dos públicos: uno informado y envuelto en la trama cultural y otro más inmerso en el pulso de la vida cotidiana. Para eso, su staff aclara que no se trata de una revista académica indexada, ni tampoco de un trabajo interno de comunicación institucional: es una publicación que se nutre de temáticas culturales, sociales y políticas. En la búsqueda de esa forma, procura construir una estética donde la frescura del testimonio –no solo de los textos periodísticos, sino también del lenguaje total de las producciones– sea identificable para sus lectores. En esta primera entrega, esas intenciones se reflejan con mayor claridad en la nota periodística que escribe Oscar Jalil sobre Luca Prodan, en la investigación histórica sobre los trenes que hace Mara Glozman y en un informe de Martín Piqué que se ocupa de la nueva policía local. Las tres producciones, más el resto, cumplen con otro objetivo específico: que los temas estén anclados en Hurlingham. Un primer número dedicado a La perla del oeste, seudónimo que recibe la ciudad por su elegancia arquitectónica de estilo inglés y espacios verdes.
Facundo Arroyo