La tortuga
Teatro Uaifai

Frente a la restricción de las reuniones por la cuarentena y el consecuente cierre programado de las salas, los artistas teatrales han emprendido la búsqueda de otros caminos que les permitan trabajar. Algunos suben a la web sus espectáculos grabados, con recaudación «a la gorra»; otros hacen radioteatro en la web; y otros, como el equipo de Teatro Uaifai, transmiten sus funciones en vivo a través de medios digitales. Se trata de una suerte de variante de la telecomunicación o la televisión, más teatral por el vivo y las formas de actuación y escenificación. ¿Ficción televisiva en vivo con recursos teatrales? ¿Teatro televisado? Teatro Uaifai es un proyecto independiente y de autogestión, que se presenta en su página como «una posibilidad de trabajo para un colectivo vulnerable, severamente afectado por la situación de la pandemia por el COVID-19».  Transmiten en vivo sus espectáculos y luego les dan la posibilidad a los espectadores de participar en una charla vía Zoom con los artistas. Sugieren que durante la función digital se usen auriculares para mejorar la calidad de percepción y se amplíe la pantalla al máximo, pero al mismo tiempo, para quienes lo requieran, habilitan un chat durante la representación. Para adquirir la entrada, hay que registrarse previamente en la ya citada página de Teatro Uaifai. Para asistir a la función, se necesita el link provisto con el pago y un dispositivo digital (smart TV, teléfono o computadora). Actualmente presentan La tortuga, unipersonal interpretado por Matilde Campilongo, escrito y dirigido por Marcelo Allasino. Campilongo es una actriz valiosa, pero tal vez la calidad del texto dramático no esté totalmente a la altura del desafío. La tortuga despliega en la escena virtual, desde el interior de una casa, las acciones de una mujer que se conecta por videollamada con una amiga de la adolescencia con la que hace años no ha tenido contacto. Interesa la forma de producción. Se esperan próximos estrenos del proyecto.

Jorge Dubatti