La verdad
Florian Zeller

La moralidad, la ética y la culpa o, más bien, la falta de ellas, atraviesan a la efectiva e hilarante La verdad, una comedia del heterogéneo francés Florian Zeller, autor que conocimos en la Argentina por la dramática El padre. Ahora, en otro registro, la pieza hace foco en dos parejas maduras: la de Martín (Juan Minujín) y Julia (Valeria Lois), que llevan quince años casados y están atravesando «un tobogán» en la relación; y la de Ana (Jorgelina Aruzzi) y Lorenzo (Héctor Díaz), que no son el matrimonio ideal pero la dibujan un poco ante la mirada ajena. El personaje de Minujín es el protagonista, quien tiene el peso absoluto de la pieza durante sus 85 minutos de duración, que permiten que el público descubra una faceta no tan conocida del actor que surgió en el grupo independiente El Descueve. Es que el Martín de Minujín es un mentiroso serial, tiene el macaneo incorporado, para él resulta parte de su cotidianeidad, no se le mueve un pelo cuando habla por teléfono con su mujer desde la cama de un hotel alojamiento. «Si de la noche a la mañana la gente dejase de mentir, no existiría ningún matrimonio en la tierra y, en cierto modo, eso sería el fin de la civilización», pone en su boca el autor, bajo la dirección de Ciro Zorzoli (Tarascones, Las criadas, El otro lado). Una frase que pinta de cuerpo entero no solo al protagonista sino a La verdad, una obra que nunca juzga los procedimientos de sus personajes, sino que los expone abiertamente. Martín miente en todo momento y, en consecuencia, engaña a cualquiera que se cruce en su camino sin sentir la más mínima culpa ni remordimiento. No lo hace para lastimar ni dañar, él actúa solo pensando en cómo pasarla lo mejor posible. Las situaciones humorísticas se suceden con un timing perfecto, gracias al cuarteto actoral, que funciona muy aceitado, aunque la dupla Minujín-Aruzzi, que se hizo conocida en la tira 100 días para enamorarse, se lleva todos los aplausos por su naturalidad, convicción y bienvenido desparpajo. (Paseo La Plaza)

Javier Firpo