Las fotos
Inés Ulanovsky - Paisanita Editora - 118 páginas

De género mixto, en Las fotos, de Inés Ulanovsky, las imágenes fotográficas son el núcleo de un relato. Cada texto funciona como un cuento unificador de lo que sucede antes y después del hecho registrado. Sutil, sin subrayados, traza un tono que arroja indicios sobre el acontecimiento, al modo de una novela cuyos capítulos varían en sus efectos emocionales. El lector sentirá el dolor de las pérdidas en aquellas imágenes de quienes no están más, y también la alegría reconfortante de los hallazgos: las fotos que componen el libro son pruebas de que determinada historia, en efecto, ocurrió; indican un punto de giro, señalan un inicio, dan tranquilidad cuando la memoria falla, cuando los otros dudan. «Me interesan los archivos fotográficos porque tienen la particularidad de atravesar al mismo tiempo universos sociales, políticos, personales, íntimos, materiales, históricos, familiares y simbólicos», escribe la autora en la introducción. La heterogeneidad del material es atrapante. Desde álbumes familiares a prontuarios policiales, pasando por su propio archivo profesional, el de una cobertura periodística realizada por su madre o la del fotógrafo personal de Evita y luego de Perón. Fotos guardadas como reliquias angustiantes; por ejemplo, la que muestra una niña alzando los brazos en busca de un abrazo. La pareja, dueña de la imagen, durante años se hizo la pregunta: ¿esa nena, a quien habían cuidado un tiempo como a una hija, habría sobrevivido? Cada capítulo genera intriga y una calma revelación pero, sobre todo, un clima dramático. También aparecen personajes tiernos y complejos al mostrar el «detrás de escena». Una de las crónicas del libro fue ganadora del concurso «Leamos», organizado por el festival Basado en Hechos Reales, y la totalidad del proyecto recibió la beca Creación del Fondo Nacional de las Artes. Reconocimientos merecidos para un objeto que, en su encantadora melancolía, muestra el poder de los relatos paralelos cuando una misma mirada sensible une lo escrito con lo visual.

Sonia Budassi