Leaving Neverland
HBO

2010, al año de morir Michael Jackson, Wade Robson, excoreógrafo de Britney Spears, tuvo que convertirse en padre para entender lo que de verdad le había pasado cuando era un niño, y su ídolo, la estrella del espectáculo más importante del mundo, le hacía creer que estaban viviendo una historia de amor. James Safechuck se quebró antes: no quiso declarar a favor de Jackson en el juicio de 2005, en el caso de Gavin Arvizo, como lo había hecho en 1993. En aquella ocasión –el caso de Jordan Chandler, saldado con 20 millones de dólares–, los testimonios de Safechuck, Robson y Macaulay Culkin le salvaron la fama, aunque artísticamente Jackson ya estaba acabado. Leaving Neverland, el documental de cuatro horas de Dan Reed, se enfoca especialmente en los años de gloria, cuando el mundo estaba demasiado encandilado para admitir que el autor de «Heal The World» era un pedófilo. El material de base son las declaraciones a cámara de Robson, Safechuck y sus familiares, recordando el período en el que estuvieron involucrados con Jackson y visitaban su hacienda con parque de diversiones y zoológico, Neverland, en honor a Peter Pan. Los relatos son explícitos y estremecedores y se apoyan en material de archivo y algunas pruebas (Safechuck muestra un anillo de «boda»), pero todavía hay fanáticos que lo defienden, como su hija Paris. Por otro lado, se retiró de circulación el capítulo de Los Simpsons donde aparece Jackson, y varios países cancelaron el show tributo The Michael Jackson HIStory.

Micaela Ortelli