Lo que me hizo Fernández
María Staudenmann - Azul Francia - 226 páginas

La primera novela de María Staudenmann es un trabajo preciso y elaborado hasta el último detalle. Y es, justamente, una gran suma de pequeños detalles, la que conforman esta historia en la que una mujer de 50 años, Lucía Campos, se ve atraída y comienza a tener una especie de relación con Carlos Fernández, un escritor más joven que ella. Con el deseo como motor y columna vertebral, el texto combina géneros como el drama y la comedia erótica, siempre con un halo poético en su prosa cuidada y, por momentos, descarnada. Y también encuentran su lugar una serie de sueños intercalados que, más allá de interrumpir el flujo narrativo, le dan un aire más que necesario, que indudablemente va de la mano con la mixtura de realidad y elementos oníricos que se despliega en la trama. «Permanezcamos juntos un rato, ya que nos hemos amado tan dolorosamente y tanto nos hemos combatido», reza el magnífico acápite de G. K. Chesterton que la autora eligió, con acierto, para dar comienzo a su libro. El placer moviliza a los protagonistas después de numerosas idas y venidas (aunque la voz narrativa sea la de Campos), entre acercamientos y choques, atracción y evasión, como dos imanes que al girar entre sí desencadenaran una fuerza física tan natural como irrefrenable. Y es el lector el que se ve atraído desde las páginas iniciales por las acciones de estos seres que vagan por una ciudad tan propia y ajena a la vez, entre lecturas literarias y bares de mala muerte. Una constante contradicción entre el mundo interior y el exterior, en el que por momentos se conforma un universo único, perfecto y orgánico, como debe ser cualquier buena novela, y Lo que me hizo Fernández lo es.

Jorge Freidemberg