Locos
Santiago Varela

(Pablo Blasberg)

Hace unos años El Mundo está loco, loco, loco era nada más que una película, hoy es una realidad.
El bicho inundó el planeta y cambió todo. Entre otras cosas los comportamientos. Gran parte de la vida pasó a ser online. ¡Hasta para tener sexo había que tener internet! Pero mientras media humanidad no salía ni a la puerta, la otra media andaba de pura joda, alentada por tipos como Trump o Bolsonaro que hacían las delicias de los fabricantes de ataúdes.
Cuando en Europa hacían cola para ingresar a terapia intensiva –hay fotos– cerraron todo; pero cuando llegó el verano abrieron todo y siguió la garufa. Pero llegó el otoño –cosa que siempre pasa– y la segunda ola del bicho los agarró como a los Comechingones cuando pisan una brasa: en bolas y a los gritos.
En Estados Unidos, el país custodio y encargado de la democracia, todavía están contando los votos y al momento de escribir esto, ninguna autoridad había afirmado quién ganó. Y ni hablar si a Trump, que está agarrado, atado y pegado al salón oval, cuando alguien le avise que perdió, no recurre a su Corte Suprema, casi personal, denunciado un fraude generalizado y profundo, organizado por Maduro, Putín, los chinos –todos los chinos–, Irán, Cuba y Drácula. Todo muy loco.
Mientras tanto se dedica a dejarle el campo lo más minado posible a Joe Biden, quien tampoco parece ser Gardel ni Frank Sinatra.
Aquí el bicho saltó de CABA a las provincias y ahora que en la Ciudad hay menos, Larreta abre todo para que en un par de meses pueda pasar lo que está pasando en Europa estos días.
Mientras tanto afloran los que no quieren la vacuna rusa por miedo a entrar a formar parte de la Unión Soviética. Si estos supieran que la enorme mayoría de las drogas con que se hacen los medicamentos vienen de la India, les da un ataque de pánico.
Todo muy loco. Bolivia en poco más de 200 años de historia tuvo 189 golpes militares. O sea que si hay un país que tiene experiencia y know-how en materia de golpes es Bolivia. Sin embargo hacen uno para echar a Evo, porque era demasiado bueno, y en menos de un año, por suerte, le devuelven el gobierno al MAS. Muy loco.
En el mundo los negacionistas de cualquier cosa cada día proliferan más. Para gran parte del establishment mundial el calentamiento global no existe. ¡Incluso Bolsonaro, en un momento, retiró a los bomberos del Amazonas porque había mucho fuego!
Quemamos los bosques, talamos la selva, contaminamos los ríos, envenenamos las cosechas y a eso llamamos progreso.
Y encima de tanta locura se nos va Maradona. Es mucho. Dan ganas de internarnos en un manicomio para protegernos de todos los locos que hay afuera.