Loquibambia
María Moreno - Ediciones Universidad Diego Portales - 152 páginas

Este libro no es solo una nueva recopilación de artículos periodísticos de María Moreno, sino que, más bien, forma parte de una necesaria reivindicación pública que consagra a la escritora nacida bajo el nombre de María Cristina Forero como una de las más destacadas cronistas y ensayistas de su generación. Con una pluma eximia y mordaz, pionera a la hora de pensar cuestiones como el feminismo, la sexualidad y las disidencias, la autora dijo en una entrevista: «Comencé a beber para ganarme un lugar entre los hombres… Estaba convencida de que, más que ganar la universidad, las mujeres debían ganar las tabernas». Loquibambia (sexo e insurgencia) comparte universo con Panfleto y A tontas y a locas, volúmenes que recopilan sus textos más feministas. Aquí se incluyen reflexiones sobre la política, las identidades sexuales, el colectivo LGTBI, el sadomasoquismo y los cuerpos. Intercala misiles contra Mauricio Macri, con líneas tales como: «No soy masoquista porque para sufrir no necesito un amo. No soy dómina porque me gusta hacer daño sin que me lo ordenen». En el apartado “Degenerados” incluye algo que sabe hacer con maestría: perfiles de gente muy querida escritos desde la admiración, la erudición y la intimidad, tal como lo demostró en Black Out, su libro de memorias bohemias y etílicas. Aquí retrata a Oscar Wilde, Néstor Perlongher, Copi, Alejandro Kuropatwa, Pedro Lemebel, Arturo Jacinto Álvarez y Lohana Berkins. En un pasaje, desliza: «Suelo imaginar el mundo como un inmenso bar de infinitas puertas por donde siempre entrará alguien con quien tenemos una conversación pendiente». De ese modo escribe Moreno: iniciando una conversación interminable, desaforada y disruptiva que un lector desacartonado no podría abandonar.

Pablo Díaz Marenghi