Los nombres de las cosas que allí había
Antonio Skármeta - Alfaguara - 288 páginas

Chileno, descendiente de croatas, Antonio Skármeta publicó su primer libro a los 27 años. Para entonces, ya había viajado por varios países, había obtenido la Beca Fulbright, se había dedicado al teatro, estaba casado, tenía hijos. Su nombre hoy es reconocido no solo por sus textos sino, sobre todo, por la famosa película El cartero de Neruda, basada en su novela Ardiente paciencia. A fines de los 60 publicó sus primeros títulos, volúmenes de cuentos que, según señala Juan Villoro en el notable prólogo de esta antología, marcaron a muchos autores latinoamericanos. Sin embargo, poco tiempo después Skármeta abandonó el relato breve y pasó 40 años, hasta 2015, sin dedicarle un libro al género. Los textos tomados de sus primeras publicaciones tienen protagonistas adolescentes, que ven el mundo como si fuese nuevo y viven sus experiencias como situaciones límite, enredados con la literatura, el cine, la música, la familia, los amores, la efervescencia política. Son cuentos compactos y, a la vez, plantean una valiosa exploración lingüística, que indaga, con metáforas y comparaciones fuera de lo común, la riqueza idiomática de América. En esos primeros cuentos, que ocupan la mayor parte del libro, hay una potencia y una frescura que acaso se pierdan en los textos del final, más maduros. De cualquier modo, es cautivante recordar o descubrir en retrospectiva el mundo narrativo que despliega Los nombres de las cosas que allí había.

Salvador Biedma