Love Is the King
Jeff Tweedy - dBpm

Se suele decir que Wilco es, fue y será lo que Jeff Tweedy desea. Aun cuando les dio espacio para experimentar y lucirse a sus compañeros, todos estuvieron siempre al servicio de sus canciones. Tiene bastante lógica, entonces, que se empiece a cortar solo para desarrollar una carrera paralela que, de todos modos, recién en 2018 decantó en un primer disco con temas originales: Warm, cálido sucesor de Together At Last, un debut donde recreaba a su gusto parte del repertorio de la banda que lidera desde mediados de los 90. En el caso de Love Is the King, los que acompañan son sus dos hijos: Spencer y Sammy. El álbum mantiene el tono íntimo y reflexivo de Warm: es una producción casera y familiar que puede entenderse como fruto lógico de esta extraña época de reclusión. Pero Tweedy tiene una gran capacidad para capturar las tragedias que lo rodean (más allá de la pandemia y los disparates de la era Trump, una mucho más personal relacionada con un problema de salud de su esposa) y transformarlas en canciones sencillas y preciosas como «Gwendolyn», «Guess Again» y «Opaline».

Alejandro Lingenti