Lucha de calles
Varios artistas

«Dispersas, las fuerzas se debilitan», reza la frase que alguna vez dijo la socialista Alicia Moreau de Justo, allá por 1920. Esas palabras, que son arenga de insurrección popular, fueron perforadas sobre fenólico y manchadas de pintura por el artista Enrique Jezik en una obra que ocupa más de 30 metros de pared y se inscribe en un nuevo contexto: la relevancia actual del discurso feminista y el aniversario número 50 del Cordobazo, acontecimiento icónico de las rebeliones populares argentinas. Lucha de calles expone material documental de fotoperiodistas que registraron las calles cordobesas el 29 y el 30 de mayo de 1969 (como Eduardo Martinelli o José Ardilez), junto a obras de artistas (Tomás Espina, Res o Marcelo Brodsky), que vuelven sobre esos materiales, en un gesto dialógico y poético que actualiza los sentidos, reconfigura interpretaciones y vibra en una zona afectiva. La muestra es una de las formas posibles de conmemoración de un hecho histórico y también es una excusa para pensar, tal como dicen sus curadoras, María Alejandra Gatti y Cecilia Nisembaum, qué queda hoy de la potencia de aquella revuelta. 

Viviana Vallejos