Lugones
César Aira - Blatt & Ríos - 184 páginas

Hablar de una nueva publicación de César Aira es referirse a la producción del mejor escritor argentino en actividad. Si bien Beatriz Sarlo propone a Juan José Saer como el más destacado de la era post-Borges, Aira parece ocupar ese sitio con mucha holgura y acuerdo. ¿Por qué? No tiene nada que ver con los números, que por otra parte son impresionantes: más de 100 títulos circulando en infinidad de países y lenguas. Con lo que sí tiene que ver es con los alcances de su obra en el campo cultural de nuestro país. Ya sea con sus novelas, sus ensayos e incluso sus entrevistas, nadie como Aira pudo desplegar tamaño arsenal de imaginación, lecturas, desbordes, renovación e intervenciones. Y no solo sobre la literatura, porque su mirada también apuntó hacia la realidad desde un costado que podía posicionarse tanto en el territorio de la teoría académica, el discurso histórico o el acervo popular, todo dependiendo de la trama. Su profusa obra tiene varios caminos, que pueden conectarse y se alimentan mutuamente. La novela Lugones puede ubicarse en uno de esos ríos temáticos: el abordaje de un personaje histórico. Allí se cuenta, en clave de ficción, el último día del escritor argentino en el Tigre antes de su suicidio. Aira, ya lo dijo muchas veces, nunca indaga en psicologías ni motivaciones emocionales. Y en esta, que es una novela fechada en 1990, la peripecia se nutre del encuentro entre la sensibilidad de un autor acartonado y un entorno que no se acomoda a su rigidez estructural. En el choque de universos vitales e intelectuales de un escriba y los lugareños, Aira encuentra el terreno propicio para demostrar, una vez más, su maestría narrativa.

Walter Lezcano