Mañana no estás
Lee Child - Eterna Cadencia/B. & R. - 486 páginas

Un hombre viaja en un subte semivacío por la noche en Nueva York, y detecta lo que parece ser una terrorista suicida sentada en su mismo vagón. Ese hombre es Jack Reacher, y por lo tanto no intentará escapar de la inminente catástrofe sino que, como siempre, tratará de prevenirla en esta segunda novela traducida al castellano por la inédita asociación de dos grandes actores de la escena independiente local como son Eterna Cadencia y Blatt & Ríos. Este último arrancó con Noche caliente (2017), un pequeño volumen que rescataba dos nouvelles. Ya en tándem, siguieron con los cuentos de Sin segundo nombre (2018) y la novela Tiempo pasado (2019), editada originalmente en inglés apenas un año antes. Resulta extraño que un peso pesado de los thrillers como Child sea editado por sellos dedicados a la literatura de autor, pero el hecho coincide con su reconocimiento internacional: acaba de ser jurado del prestigioso premio británico Bookers. También anunció su retiro y que su hermano menor, Andrew Grant, será quien continúe con el redituable personaje; adoptando, por supuesto, el seudónimo Child. Mañana no estás tiene dos particularidades: está narrada en primera persona (algo que no es común en la saga), y es casi una carta de amor a Nueva York, al tiempo que funciona como una pequeña revancha para un Reacher que aún siente como una derrota personal la caída de las Torres Gemelas. El resto es lo habitual en Child: una máquina narrativa de puro presente, con su protagonista analizando hecho tras hecho y tejiendo paso a paso una trama de lectura adictiva, que recién cuando muestre todas sus cartas resultará predecible, pero a esa altura no menos disfrutable.

Martín Pérez