Mañana tendremos otros nombres
Patricio Pron - Alfaguara - 280 páginas

A lo largo de la historia de la literatura algunos temas se convirtieron, con sus variantes, en tópicos universales: el sentido de la vida, el viaje, la muerte, la tragedia, el amor. Muchas veces no es tan importante el qué sino el cómo se cuenta. De qué manera se construye un relato para que pueda volverse, de algún modo, un espejo que refleje la realidad. Y que, muchas veces, brinde una imagen distorsionada que interpele al lector, lo incomode y lo invite a reflexionar. Tal es el efecto de la última novela de Patricio Pron, ganadora del XXII Premio Alfaguara de Novela. El escritor rosarino radicado en España cuenta una ruptura amorosa y todo lo que hay alrededor. Los personajes se llaman «Ella» y «Él», y sus amigos cercanos son nombrados con sus iniciales. Ese procedimiento narrativo subraya el anonimato propio de la era de la información, ya que la separación no estará exenta del auge de la tecnología y la digitalización de la existencia. Las distancias se acortan, los tiempos se aceleran, pero la soledad crece a pasos agigantados. Los protagonistas se separan, sufren y evaden el dolor a través de aplicaciones que posibilitan el flirteo virtual. Pron delinea el devenir de «Ella» y «Él», la búsqueda de su identidad y el tránsito del duelo, mientras intercala reflexiones que bosquejan un retrato de época. Trabaja sobre la paradoja contemporánea que propone una comunicación permanente y, a la vez, seres aislados. Un ejemplo: «Iluminadas únicamente por las pantallas de sus teléfonos, ambas en silencio, ignorantes de su desidia o convencidas de su fracaso, mostrándose una a la otra sus contactos de Tinder y compartiendo el placer de descartarlos con un gesto».

Pablo Díaz Marenghi