Mancomunados
62º Asamblea del IMFC
A través de una videoconferencia, se celebró la máxima instancia estatutaria de la entidad de segundo grado. Presencia de dirigentes de todo el país.
Cora Giordana

Participación. Los delegados aprobaron la Memoria, el Balance y eligieron autoridades. (Jorge Aloy)

Por segundo año consecutivo, la asamblea general ordinaria del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos se realizó de forma virtual. Sin embargo, esta modalidad, acorde con la crisis sanitaria generada por la pandemia de coronavirus, no restó calidez al encuentro, que contó con la presencia de dirigentes de todo el país. Una vez más, el Instituto celebró su máxima instancia estatutaria, encabezada por su presidente, Edgardo Form, y con la fiscalización de María Sol Rodríguez Garay y Vanesa Paola Cortés, veedoras del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES). Ambas funcionarias, junto con el personal de Instituto, colaboraron en el desarrollo de la asamblea, que se inició con una bienvenida a los presentes por parte de Form. Luego, Alfredo Saavedra, secretario del Consejo de Administración, leyó el primer capítulo de la Memoria correspondiente al 62º ejercicio, que puntualiza el devenir del Instituto en un año marcado por una crisis sanitaria sin precedentes.

Un escenario inédito
«El comienzo del presente Ejercicio –expresó Saavedra– tuvo lugar en un contexto marcado por una fuerte crisis económica, caracterizada por una muy alta inflación, un elevado nivel de endeudamiento externo y una fuerte caída del nivel de actividad. Todo ello como consecuencia de las políticas neoliberales aplicadas por el Gobierno que finalizó su mandato el 9 de diciembre de 2019».
El escrito destacó una de las primeras medidas adoptadas por el Poder Ejecutivo: poner en marcha un plan para mitigar el hambre que afectaba a un gran porcentaje de la población, entre otras políticas destinadas a reactivar la economía. A partir del mes de marzo, sin embargo, sobrevino la pandemia de coronavirus, que motivó decisiones como el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. Entre las acciones desplegadas se destacaron además el refuerzo del sistema de salud, multiplicando el número de camas hospitalarias y todo el equipamiento requerido para las atenciones en terapia intensiva, así como también la compra de vacunas de diversas procedencias. El total de la ayuda puesta en juego por el Gobierno nacional para enfrentar la pandemia supuso el equivalente a 4,9 puntos del PIB, algo inédito en la historia de nuestro país», afirma el escrito.
También se repasaron los planes de protección de los ingresos familiares y transferencia de recursos financieros a sectores sociales y productivos en problemas: congelamiento de tarifas, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el ATP. A pesar de estas y otras medidas, en el cuarto trimestre de 2020 se registraron más de 45 puntos de pobreza. Un dato extremadamente preocupante que acumula las consecuencias del período neoliberal más los largos meses de restricciones provocadas por la crisis sanitaria», expresa el documento.
La Memoria también repasó los mensajes de la Alianza Cooperativa Internacional, en los cuales se plantea con énfasis la necesidad de «democratizar la economía para ponerla al servicio de las necesidades de todas y todos los habitantes». Por último, entre las medidas destacables del período, se mencionó el proyecto de ley para instrumentar un aporte extraordinario por única vez para las grandes fortunas personales. Esa iniciativa legislativa, señala la Memoria, contó con la participación destacada de Carlos Heller, presidente del Banco Credicoop y diputado nacional.
Seguidamente, la contadora Marcela Galende dio lectura del Balance cerrado al 31 de diciembre de 2020, seguido del informe de la auditoría externa a cargo de Verónica San Martín y del informe de Reinaldo Pettinari, síndico suplente, que convalidaron los resultados económicos expuestos. Por último se votó la conformación del Consejo de Administración, cuyos integrantes se mantendrán en sus cargos durante el próximo ejercicio.