Millones de huevos contaminados en Europa
Supermercados de siete países (Holanda, Suecia, Suiza, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Alemania) retiraron huevos de las góndolas, calificados por la Organización Mundial de la Salud como «moderadamente peligrosos». Así millones de huevos destinados a la venta en comercios fueron desechados por la sospecha de que tenían restos del pesticida fipronil, una molécula prohibida en animales que forman parte de la cadena alimentaria. El alerta había comenzado una semana atrás en Holanda, cuando la Dirección de Seguridad Alimentaria de aquel país aconsejó a la población no consumir huevos hasta próximo aviso. Con el correr de los días, la advertencia se extendió por el continente. La mayoría de los huevos contaminados provienen de granjas de los Países Bajos. Haber ingerido alguno de esos huevos puede traducirse en mareos, vómitos, náuseas, y en el peor de los escenarios, infecciones en el hígado y los riñones, señalaron los especialistas.