Millones de segundos
Diego Casado Rubio
El dramaturgo-director Diego Casado Rubio (español radicado en la Argentina desde hace más de una década) pone su teatro al servicio de una función social inmediata y urgente. Si en Es inevitable el tema fue el reconocimiento de las parejas homosexuales (antes de la Ley de Matrimonio Igualitario), y en La mujer cama el flagelo de la violencia familiar, en Millones de segundos problematiza la situación de los «trans». La pieza cuenta la historia de Alan, un adolescente transexual con síndrome de Asperger (composición magistral de Raquel Ameri), la relación con su perro y su madre, el bullying en la escuela, la difícil relación con los terapeutas y la sociedad, el valor de YouTube como herramienta de expresión y la música. «Cuando tenía cinco años, Alan supo que era de otro planeta y empezó a contar los segundos que le quedaban para dejar de vivir en ese cuerpo. Hoy tiene 554 millones de segundos y aún conserva la esperanza de empezar su transformación», lo presentan. Basado en hechos reales (incluido un video bajado de YouTube), el espectáculo sostiene que «no se padecen las diferencias, se padece la incomprensión». Se suman dos actores excelentes: María Rosa Frega (la intérprete de La suplente, pero no en su vena cómica) y Víctor Labra. Casado Rubio incorpora con inteligencia dramática imágenes de una tablet y construye el espacio en un juego de escalas con un cubo de Rubik. Imperdible, uno de los grandes acontecimientos de la cartelera independiente. (El Extranjero)
Jorge Dubatti