Mirar hacia adelante
Mensaje de Carlos Heller
El presidente del Banco Credicoop realizó una teleconferencia para cerrar 2020 que convocó al personal de la entidad y cooperativas hermanas. Allí analizó el presente de la entidad y los desafíos de la crisis ocasionada por el COVID-19.

Otra era. «La globalización financiera está diseñada al servicio de pocos», dijo Heller. (3Estudio/Juan Quiles)

Hemos mantenido la vida institucional de la entidad y creo que la hemos potenciado. Hemos trabajado en las Comisiones de Asociados e hicimos un evento fantástico como fue el de Credicoop y la Comunidad en el marco de ese fallido intento de generarnos un conflicto a partir de mi posicionamiento ante el proyecto de ley del aporte solidario». Así comenzó Carlos Heller, presidente del Banco Credicoop, su mensaje brindado a los trabajadores del banco y de las cooperativas nucleadas en el movimiento a través de una teleconferencia. Fue el cierre elegido para un año complejo, en el que la pandemia de coronavirus transformó por completo la vida de la humanidad. «La pandemia nos trajo aparejados cambios de todo tipo, en nuestra vida familiar, en la forma de trabajar, de consumir, de pagar, tuvimos que acostumbrarnos a los aislamientos en sus diversas etapas, en el medio asistimos al desarrollo intenso de políticas públicas para morigerar los efectos de la pandemia asistiendo a los sectores más afectados», enumeró el dirigente. En este sentido, destacó la rápida adaptación del sistema financiero, con la aparición de nuevos servicios remotos. También destacó la activa participación de Credicoop en la atención de todas las políticas que se implementaron desde el Estado nacional, tanto en créditos como en planes asistenciales. «Más de 195.000 personas recibieron el IFE a través de cuentas de nuestro banco, en el programa ATP realizamos la apertura de más de 56.000 cuentas-sueldo». A esto se sumó un intenso trabajo institucional, con cientos de actividades virtuales de la Fundación del Banco y de las Comisiones de Asociados. A pesar del contexto, Heller subrayó: «Según los datos, al 30 de noviembre de 2020, el banco ha llegado al nivel más alto de cuota de participación de depósitos del sistema financiero de su historia».
Luego habló de la encrucijada en la que se encuentra el mundo del trabajo, incluso desde momentos previos a la pandemia de COVID-19. «El avance de la tecnología debería llevar hacia una reducción de la jornada laboral sin reducción de las remuneraciones, que permita la carga de trabajo se distribuya entre más gente». Sin embargo, afirmó: «Este mundo ha utilizado la tecnología para acrecentar las utilidades de los grandes grupos económicos, esta globalización financiera está diseñada al servicio de pocos, hay que convertir en virtud eso, hay que lograr que eso que está diseñado al servicio de pocos, tenga que modificarse, como ya se modificó en la historia». Y planteó, como cierre, que el camino es generar más trabajo de calidad. «Hay que tener cuidado cuando uno habla de esos proyectos de renta básica, que es justa para momentos de crisis pero no es la solución. La humanidad necesita trabajo, en blanco, bien remunerado, con leyes especiales, con protección. Y esa pelea está por darse», concluyó el dirigente cooperativo.