Mucho más que energía
Loma Verde
Con más de 3.200 asociados y una intensa actividad que ya lleva medio siglo, la cooperativa de Consumo Popular de Electricidad Escobar Norte brinda numerosas prestaciones vitales para la comunidad. Alianza estratégica con el Banco Credicoop.
Ulises Rodríguez

Nueva casa. El flamante edificio de la entidad está ubicado en Colectora Este y 119. (Jorge Aloy)

El 2 de noviembre de 1969, unidos por la necesidad de contar con luz eléctrica, vecinos de Loma Verde, al norte de Escobar, iniciaron la cooperativa que hoy es parte fundamental de la vida de la localidad bonaerense. Las primeras reuniones para gestar el proyecto fueron en la casa de una familia de la localidad, los Bonfanti, y todo tomó forma cuando consiguieron la financiación del 80% por parte de la Comisión Nacional de Energía. Luego hicieron una colecta de fondos con lo que cada vecino podía aportar, clavaron los primeros postes y levantaron los pilares del servicio eléctrico donde ni las empresas privadas ni el Estado quisieron invertir. Así se fundó oficialmente la Cooperativa de Consumo Popular de Electricidad y Servicios Anexos de Escobar Norte y pudieron llevar la luz a Loma Verde. «Hoy brindamos servicio de energía eléctrica a unos 3.200 usuarios y ya son más de 800 los clientes que reciben internet por fibra óptica de la cooperativa», cuenta con orgullo Raúl Lo Nigro, presidente de la cooperativa.
Con alrededor de 10.000 habitantes, Loma Verde es la localidad más joven de Escobar. «Cuando se fundó la cooperativa esto era una zona rural, había hornos de ladrillos, quintas frutihortícolas, pero luego la tierra se fue encareciendo y el lugar fue cambiando su fisonomía. Si bien quedan productores, hoy hay muchas personas que son comerciantes, obreros y la comunidad boliviana que se dedica a las plantas de vivero», describe Lo Nigro, que ocupa el cargo de presidente desde 2005.
Con un moderno edificio de dos plantas ubicado en la esquina de la Colectora Este y la calle 119, la cooperativa firmó recientemente un acuerdo con el Banco Credicoop y el municipio de Escobar en el que cedió cuatro locales del inmueble para que funcionen el primer cajero automático de la localidad, un centro de servicios bancarios, una dependencia del Registro Provincial de las Personas y la Unidad de Gestión Comunitaria Nº8.


Crecimiento constante
A lo largo de estos 50 años de existencia, experimentó un crecimiento constante: en 1973 inauguraron una sala de primeros auxilios en la que atienden las urgencias de los vecinos. Entre 2002 y 2003 financiaron las obras para llevar el gas natural a Loma Verde. «Solo los countries de la zona tenían gas y nos propusimos que la red se extendiera, financiando en cuotas sin interés la instalación», dice el presidente.
En 1992 la cooperativa abrió otro espacio fundamental: la Biblioteca 20 de Junio, en la que además de prestar libros se dictan talleres de inglés, folklore, ajedrez, guitarra, dibujo, teatro, literatura, entre otros, de manera gratuita. Junto a la biblioteca funciona el centro de adultos mayores, que brinda talleres para ejercitar la memoria, yoga y que abre también los domingos para que quienes lo deseen puedan ir a encontrarse a tomar mate o jugar a las cartas. El otro lugar de referencia para la entidad es un jardín de infantes, actualmente gestionado por el gobierno municipal, al que asisten unos 80 niños y niñas. «Lo fundamos en 2002 y el año pasado cedimos el edificio a la municipalidad, que se encarga de manejarlo», dice Lo Nigro mirando desde la ventana de su oficina, en la que se ven los juegos y las aulas de los pequeños.
Para el futuro proyectan llevar el servicio de televisión por fibra óptica. «Son momentos complicados y hay muchos vecinos que hoy no pueden pagar la factura. Nosotros atendemos cada caso y ofrecemos planes de financiación –concluye el presidente–. Todo lo que hacemos es posible porque no pensamos en ganar dinero, sino en el bienestar colectivo».