Mucho mucho amor
Netflix

Con esa frase terminaba sus segmentos de astrología Walter Mercado, figura de la televisión de Puerto Rico, que vivió la cumbre de su estrellato internacional entre los 80 y los 90. El documental surge del encuentro de dos directores (Cristina Constantini y Alex Fumero) con la misma idea: retratar al personaje y contar por qué desapareció de escena sin explicación en lo más alto de su carrera. Mercado supo tener una audiencia millonaria y giraba por el mundo –visitó programas como Hola Susana– cual cantante pop. El público adoraba sus horóscopos siempre alentadores, que lanzaba mirando fijo a cámara, actuando con la parte superior del cuerpo, envuelto en unos impresionantes trajes brillantes: un combo que, según quien mirara, podía ser entretenido, religioso o político. Constantini y Fumero descubren que, como a buena estrella antigua, a Walter Mercado lo explotaron y estafaron al punto de hacerle perder una propiedad a su nombre. El tiempo de filmación de Mucho mucho amor: la leyenda de Walter Mercado fue su homenaje en vida: la oportunidad de contar su historia en primera persona y de mostrar que su intimidad era coherente con la imagen que proyectaba. Hablan su amigo y cuidador de décadas, sus sobrinas y sus amigas. A los 87 años, el famoso astrólogo murió, días antes del estreno del documental en el festival de Sundance. Pero, como si todo hubiera sido escrito, llegó a asistir al homenaje por sus 50 años de carrera que se llevó a cabo en un museo de Miami.

Micaela Ortelli