The New Abnormal
The Strokes - RCA

Pasaron casi veinte años desde que The Strokes apareció en escena para rejuvenecer al rock con su relectura de la vertiente arty del punk neoyorquino, esa que tuvo a The Velvet Underground y Television como protagonistas centrales. Después de un debut explosivo con Is This It (2001), la banda intentó conseguir el mismo impacto rediseñando su sonido de a poco, añadiéndole matices que reflejaron diferentes influencias, particularmente la del new wave en Comedown Machine, el subvalorado disco que publicaron en 2013. The New Abnormal, producido por Rick Rubin (Beastie Boys, Johnny Cash) continúa ese proceso luego de siete años de silencio. La banda suena ajustada, jovial y sobre todo muy enfocada en la creación de melodías delicadas y adherentes, recargadas de sintetizadores para un repertorio que refleja los dilemas existenciales comunes para gente que llega a los 40. El arranque con «The Adults Are Talking» nos recuerda la magia que Peter Hook supo desplegar con el bajo de Joy Division, mientras que «Bad Decisions» cita explícitamente a «Dancing With Myself» de Billy Idol, ratificando la obsesión del cantante Julian Casablancas con los 80. Las letras revelan cierta angustia por el tiempo perdido y algunos otros fogonazos emocionales contados con la habitual sutileza del frontman. «Brooklyn Bridge to Chorus», en tanto, combina el synth-pop festivo con algunas líneas decididamente melancólicas, una fórmula apoyada en el contraste que no por conocida deja se der efectiva.

Alejandro Lingenti