Ninfa
Bianca Lerner

Ninfa, de Bianca Lerner, resultó ganadora de la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires 2017. La obra se estrenó el año pasado y, durante el mes de mayo, se puede ver en el Centro Cultural Matienzo, mientras que en agosto y septiembre sigue en El Sísmico. El disparador de la propuesta es una imagen poderosa e inquietante: cuatro bailarinas vestidas solo con pesados tapados de piel. En el escenario están Natali Lisman, Daniela García, Pamela Juri Dayan y Marisol Moreira. La combinación de la iluminación de Javier Drucaroff y la escenografía de Rodrigo Gonzales Carrillo sugiere un espacio agreste, acaso un bosque. Esas presencias femeninas son polisémicas como su apariencia: cubiertas con una prenda emblemática de la alta costura y a la vez desnudas; piel animal y humana; atravesadas por la cultura y por lo primigenio, ancestral; sus siluetas se recortan contra la luz. Circulan entre temblores, vibraciones, suspiros, jadeos. Son ninfas, sí, esas divinidades grecolatinas que deambulaban, gráciles, entre los árboles; pero desmienten esa idealización y suman una indubitable corporalidad imperfecta. Estas ninfas adheridas a la tierra son mito y también son materia enérgica, deseante, que participa de una ceremonia ritual en la que la música de Dylan Lerner contribuye a generar una atmósfera repetitiva e hipnótica.

Analía Melgar