No a la guita
Flavia Coste

Con su oficio intacto, la experimentada directora Lía Jelín (Toc Toc, entre tantas otras) supo adaptar a la idiosincrasia local esta comedia que en Francia se mantuvo en la cresta de la ola durante una década. Betiana Blum, Felipe Colombo, Diego Reinhold y Paula Kohan reflexionan sobre el poder del dinero en nuestra sociedad. El dilema que plantea la pieza parte de una pregunta concreta: ¿quién se atrevería a decir «no» si le caen del cielo 162 millones? Cuatro personajes que parecían muy cercanos revelarán sus fracturas a partir de una fortuna que uno de ellos no quiere aprovechar (por momentos recuerda a la también actual 7 años). Todo transcurre en la casa de un arquitecto (un convincente Colombo), que reúne a su mujer (Kohan, sobria), su madre (Blum, impecable) y su amigo y jefe (Reinhold, solvente) para comunicarles que decidió dejar vencer su billete ganador de la lotería para no sucumbir al poder del dinero. La reacción de perplejidad no se hace esperar y cada uno de los invitados expondrá su motivo para contradecirlo, desde el alivio material que significaría hasta los sueños que se podrían hacer realidad. A partir de entonces, ya nada será como antes en la vida del idealista arquitecto, que será testigo de un catálogo de miserias humanas. (Multitabaris)

Javier Firpo