Norah Borges. Una mujer en la vanguardia
Museo Nacional de Bellas Artes

Suprimida del canon de la historia del arte argentino, la obra de Norah Borges se exhibe en una retrospectiva, la más exhaustiva jamás realizada sobre su obra, de la que forman parte más de 200 piezas, entre las que se cuentan aquellas de su obra pictórica, sus ilustraciones publicadas en libros y revistas, una serie de grabados que marcaron sus inicios y también los textos que escribió bajo el seudónimo de Manuel Pinedo, mientras fue crítica de arte de la revista Los anales de Buenos Aires. Curada por Sergio Alberto Baur –a quien le tomó más de dos años reunir todo el material para esta muestra–, Norah Borges. Una mujer en la vanguardia propone un recorrido por los aspectos más relevantes de su arte: su serie cartográfica, con mapas de distintas regiones, como aquel de Asia que Victoria Ocampo colgó en su oficina de la revista Sur; su serie de quintas de Buenos Aires o su trabajo religioso, como aquellos relativos a La Anunciación, en los que se reconoce, según el mismo curador, una admiración por Fra Angélico. Borges, hermana mayor del escritor argentino más importante, divulgadora del ultraísmo (movimiento de la vanguardia literaria española), miembro del Grupo de Florida, dueña de una paleta dominada por unos pocos colores pastel (celeste, salmón, verde veronés y ocre), se corre de la sombra para ponerse bajo el foco principal. (Museo Nacional de Bellas Artes)

Viviana Vallejos