Nueva autopsia para el chico asesinado por la policía en Tucumán
Familiares de Facundo Ferreira, el niño de 12 años asesinado el jueves por la policía de Tucumán de un disparo en la nuca, pidieron una nueva autopsia a la fiscal del caso, Adriana Giannoni, en la reunión que mantuvieron con la funcionaria. Allí, la familia le presentó a Giannoni muestras de brutalidad policial: el cuerpo del chico tenía múltiples heridas de disparos de posta de goma en la espalda y un golpe en el rostro que, según les dijo un testigo, fue producto de una patada que le dio un agente. Por su parte, la fiscal confirmó a la familia y a los abogados que la carátula de la causa es «homicidio» y además les corroboró lo que hasta ahora se escribía en potencial: el estudio «dermotest parcial dio positivo en la mano derecha» del niño. Es decir, que se le hallaron rastros de pólvora, según el informe policial. Inicialmente, Mercedes Ferreira, la abuela del niño, aseguró que la fiscal le había dicho lo contrario. De todos modos, «este resultado que nos dieron no es concluyente porque hay que analizar la ropa y, además, fue tomada tres horas después de que le dispararon y no sabemos qué pudo haber pasado en ese tiempo», explicó la abogada Florencia Vallino.