Nuevo grupo estatal contra «el extremismo violento»
Eduardo Casal, titular de la Procuración General, prepara la creación de una «estructura dedicada a facilitar y elaborar una estrategia integral contra el extremismo violento y el terrorismo internacional». La resolución justifica la iniciativa en razones genéricas como que se trata de un tema de «interés institucional» y que el «terrorismo internacional» es una «amenaza». Ni en el ámbito de la Procuración o las fiscalías existen causas vinculadas con actos terroristas, con excepción del caso del atentado a la Embajada de Israel ocurrido en 1992, en el que el propio Casal es fiscal ante la Corte en una investigación que sigue sin producir resultados, y la causa del ataque a la AMIA, que tiene su propia unidad especial. Lo concreto es que la Argentina ha adoptado con la administración de Cambiemos la agenda de seguridad que marca Estados Unidos, y en esa tónica utiliza un discurso que asimila el terrorismo a hechos de protesta.