Nunca más solas
Lanzamiento en el CCC
La periodista Mariana Carbajal presentó Yo te creo, hermana, libro que recoge historias de mujeres, lesbianas, travestis y trans de toda la Argentina que sufrieron violencia machista. El evento convocó a un nutrido público en la sala Solidaridad.
Jesica Farías

Lo personal también es político. Stoppani, Piñeiro, Carbajal, Fardin y Peker. (JORGE ALOY)

La Sala Solidaridad del Centro Cultural de la Cooperación cobijó la presentación de Yo te creo, hermana, de la periodista especializada en género Mariana Carbajal. «Es un abrazo a todas aquellas que se animaron a contar en algún momento y también a las que siguen callando. A partir de esta revolución que estamos protagonizando en estos últimos años, hay una escucha más empática que marca un cambio de época. Hoy escuchamos distinto, y por eso hay cada vez más mujeres y personas con cuerpos feminizados que se animan a romper esos silencios que signaron sus vidas», dijo la autora, quien presentó el libro, editado por Aguilar, junto con la coordinadora del Departamento de Educación e integrante de la dirección del CCC Natalia Stoppani, la escritora Claudia Piñeiro, la actriz Thelma Fardin y la periodista Luciana Peker.
El mosaico de voces que representa Yo te creo, hermana fue bienvenido por cada una de las panelistas. Stoppani, quien también forma parte del colectivo de trabajadoras del CCC Mujeres con Megáfono, señaló que el libro «es una excusa para seguir poniendo en la agenda pública, en las camas, en las casas y en las calles, este sistema de opresión machista y misógino al cual estamos dispuestas a darle batalla. Colectivizar nuestro dolor es una forma de intentar ir en contra de la amnesia a la cual este sistema nos quiere llevar». «Creer –señaló Stoppani– es un verbo que no acepta banquinas. Hay una decisión sorora de que no queremos vivir más de esta manera».
Luego de repasar algunos de los capítulos en donde se recogen testimonios de enfermeras, abogadas, mujeres en situación de prostitución, estudiantes, empresarias, militantes políticas, gremialistas, periodistas, monjas, empleadas, obreras, artistas, madres, hijas, abuelas, personas con cuerpos feminizados; Piñeiro indicó que Yo te creo, hermana «pone la vivencia en palabras, para que lo personal sea político».

En primera persona
Uno de los testimonios del libro presentado fue el de Fardin, quien denunció la violencia sexual que ejerció en su contra el actor Juan Darthes durante una gira, cuando ella tenía 16 años. «Uno de los grandes desafíos que tiene el feminismo por delante es entender cuál es la manera en la que se va a hacer justicia. Lo que estamos buscando no es ser verdugas de nadie. Queremos cambiar un paradigma, y que esto no sea una moda», afirmó Fardin. A partir de su experiencia personal, la actriz mencionó la importancia de que se haya escrito un libro como Yo te creo, hermana. «Este libro genera una contención enorme en un momento en el que se están destapando tantas voces, y permite pensar “no estoy sola” y pensar qué es lo que sigue después de esto».
Por su parte, Peker, quien comparte el trabajo cotidiano con Carbajal en el diario Página/12, destacó que la autora fue pionera. «Mariana nos abrió el camino a todas las periodistas de género en la Argentina», afirmó emocionada. «Alguien dijo que este libro era el «Nunca más» del acoso, del abuso y de la violencia. Y yo creo que es eso. Porque están todos los testimonios, desde los micromachismos hasta la violencia sexual más explícita. Revalidar la palabra es algo que hacemos las periodistas. Hablar y decir “yo te creo, hermana” es decir “yo te escucho”».
Con un hilo de voz, Carbajal coronó el panel agradeciendo la participación de sus compañeras. Asimismo, habló de un feminismo «cada vez más joven y popular» y afirmó que el mosaico de voces contenidas en el libro permite trazar «una cartografía del machismo». «De lo que se trata es de prevenir
–cerró–. El cambio es cultural y a largo plazo».