Orfeo y Eurídice
César Brie
Ya radicado en la Argentina, César Brie propone esta temporada una nueva creación, como siempre, de la más alta calidad: Orfeo y Eurídice. Brie reelabora el mito clásico del amante que desciende al infierno a buscar a su amada, pero para hablar sobre la muerte asistida o eutanasia. Dos mujeres (bellamente interpretadas por Sofía Diambra y Liza Taylor) se conocen y forman una pareja. Una de ellas sufre un accidente automovilístico, los médicos logran que no muera, pero queda en estado vegetativo, sin conciencia ni conexión con el mundo. «Su compañera luchará porque le sea permitido detener una terapia que mantiene en vida un cuerpo inconsciente», explica Brie. La misma Eurídice, testigo de otro accidente, en plena conciencia, había pedido a su amada que, en caso de «muerte en vida», preferiría morir. El mito de Orfeo, uno de los más potentes de la cultura clásica en la contemporaneidad, ha tenido numerosas variaciones en la literatura argentina, y especialmente en el teatro, en obras de Alberto Rodríguez Muñoz (Los tangos de Orfeo) y Griselda Gambaro (La casa sin sosiego), entre otras. Brie le da al mito una vuelta de tuerca original: a diferencia del Orfeo original, que quiere rescatar a su mujer de la muerte, el suyo (la suya, su «Orfea») quiere dejar que Eurídice «se vaya». Siempre el teatro escrito y dirigido por Brie se entrama con situaciones dilemáticas del presente, de allí su alto valor político y polémico. El dramaturgo enfoca grandes temas, tratados con la mayor creatividad escénica. En el caso de Orfeo y Eurídice sobresale la potencia del minimalismo escénico, el recurso del teatro del relato (o narraturgia) y, especialmente, el juego con las fotos animadas. Brie es un maestro en el manejo de los planos de narración y en los niveles de historia pasada, presente e incluso futura. Invita a transformar la relación con la muerte, más allá de la tragedia: otro vínculo con el duelo. (El Extranjero)
Jorge Dubatti