Pantalla diversa
Caleidoscopio
Dedicada a crear y difundir contenidos audiovisuales para cine y televisión, la cooperativa cordobesa tiene como una de sus premisas principales el trabajo con perspectiva de género. Vínculos con la filial local del Instituto Movilizador.
Texto y foto: Bibiana Fulchieri

Otra forma de mirar. Glanzmann, Cabus y Carmona comenzaron el proyecto en 2012.

En los altos de una antigua casona de la ciudad de Córdoba está la sede de Caleidoscopio, cooperativa audiovisual dedicada a crear contenidos para cine y televisión, además de realizar diseño editorial, asesoría en comunicación con perspectiva de géneros y capacitar en producciones comunitarias. «La idea de armar una cooperativa surge en 2012, después realizar una serie juntas. Ese año se empezó a debatir sobre  la ley del matrimonio igualitario. También se había aprobado la nueva ley de Comunicación Audiovisual, y en ese marco, ganamos un concurso del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales para la Televisión Digital Argentina», cuenta Gabriela Cabus, presidenta de Caleidoscopio, quien recibe a Acción junto a Mariana Carmona Torregosa, tesorera, y a María Victoria Glanzmann, secretaria, mientras trabajan en el armado de uno de sus proyectos actuales: un taller de cine para mujeres trans en Villa Cornú.
«Veníamos trabajando en comunicación audiovisual y militando en género, pero antes de la Ley nadie podía sostener proyectos por su lado, menos en los contenidos que a nosotras nos interesaban, que no tienen nada de comercial», agrega Cabus. Caleidoscopio, los mismos colores, los mismos derechos se llamó la serie con la que las realizadoras se iniciaron como cooperativa y obtuvieron el primer premio en el Festival Nacional de Cine Político (FICIP). Después siguieron producciones a partir de haber ganado en concursos del Fondo de Fomento Concursable de Comunicación Audiovisual (FOMECA). «Este fondo es el que nos permite producir material audiovisual sostenidamente, a lo que sumamos como herramientas de diversificación laboral talleres de fotografía y cine. Estamos perfiladas hacia distintas temáticas con abordajes muy vinculados a lo popular», dice la presidenta.

Hacer visible
Uno de los desafíos para la entidad es lograr que sus producciones puedan exhibirse. «El FOMECA no tiene una pantalla propia donde mostrar y hacer circular lo que se producen con ese fondo», explica Carmona Torregrosa. Gracias a un convenio promovido por la misma cooperativa, hoy muchas de las realizaciones pueden verse por la pantalla del canal de la Universidad Nacional de Córdoba.
Paralelamente, Caleidoscopio tejió una frondosa red de colaboración con entidades como organismos estatales, la Confederación Cooperativa de la República Argentina, la Red de Productoras Audiovisuales Cont.ar, mutuales y organizaciones sociales. «En el 2016 pensamos nuevas estrategias laborales dentro del rubro videos institucionales y allí nos vinculamos con la filial Córdoba del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos», completa Carmona Torregosa. Esta vinculación incluyó el registro audiovisual de las actividades por los 60 años del IMFC y la solicitud de un microcrédito. Según María Victoria Glanzmann, lo más importante es generar un círculo virtuoso laboral, romper con la lógica de trabajo patriarcal y su dosis de explotación. «Nuestro sueño a futuro sería pasar a realizar una ficción en largometraje siguiendo nuestra línea que contempla perspectiva de géneros, que es lo que nos atraviesa a todas», dice. Más allá de la militancia, las cooperativistas aspiran a que se convierta en una fuente de trabajo sustentable dentro del tercer sector «de donde no queremos salir», haciendo énfasis en la importancia de federalizar los contenidos y defender la Ley de Medios como una política de Estado que garantiza la difusión de todas las miradas y voces.