Parásitos
Bong Joon Ho

Parásitos no es solo la película ganadora de la Palma de Oro en el último festival de Cannes, sino también uno de los grandes films del año pasado. El director surcoreano Bong Joon Ho combina a la perfección trama y subtrama para proponer, en la misma línea narrativa, entretenimiento y crítica social. Kim Ki-woo (Choi Woo-shik) está desempleado y vive con su familia en un sótano, mientras buscan la manera de subsistir. Un buen día se le presenta la oportunidad de dar clases particulares a la hija del Sr. Park Dong-ik (Lee Sun-kyun), en el opulento hogar de este, ubicado en un barrio de clases acomodadas, sobre las colinas. Y, con el tiempo, logra que el hombre contrate al resto de sus parientes en distintos puestos de servicio. Así, la familia subterránea juega a ser millonaria sin serlo, aunque eso implique ciertos sacrificios y batallas horizontales con otros aspirantes a los lujos y privilegios de los ricos. El director de Mother y The Host presenta una fábula inteligente y bestial acerca de las desigualdades sociales, con el acento puesto en la sumisión de sectores de escasos recursos que buscan mantener la ilusión de acceso. Los personajes no responden al estereotipo de santos o villanos, en un relato que los humaniza en tanto seres miserables condenados por sus ambiciones. Pero lejos de tratarse de un drama aleccionador, la película es un thriller de sarcástico humor negro que invita a reflexionar y que sorprenderá con sus vueltas de tuerca a más de uno.

Emiliano Basile