Parque Nacional Ciervo de los Pantanos
Partido de Campana - Provincia de Buenos Aires

Fruto de la fusión de las reservas naturales Otamendi (2.600 hectáreas) y Río Luján (1.500 hectáreas), más un sector del Bajo Delta, es el parque nacional más cercano a la Ciudad de Buenos Aires. Apenas 68 kilómetros lo separan de nuestra jungla de cemento por antonomasia. Sin embargo, ofrece un paisaje anterior a Garay. En la zona alta, animado por cuises y perdices, señorea el pastizal pampeano. Sobre la barranca lindera verdea un bosque de tala, hogar de comadrejas overas, chincheros chicos y tacuaritas azules. A sus pies, salpicada de lagunas, se extiende la llanura anegadiza que hospeda al carpincho y, en tiempo de inundaciones, sirve de refugio al ciervo de los pantanos, la especie emblemática del área protegida y el cérvido más grande de Sudamérica. Finalmente aparecen el Paraná de las Palmas, con sus selváticos festones, y la porción insular.
Estos últimos ambientes, por ahora, están fuera del alcance de los visitantes, pero una serie de senderos permite conocer los secretos del pastizal, disfrutar la sombra de talas y ombúes, contemplar el pajonal inundable desde lo alto de la barranca y, en compañía de un guía habilitado, llegar hasta el borde mismo de la Laguna Grande, que a veces convoca multitudinarias concentraciones de aves. No por nada la Reserva Natural Otamendi, antecedente del flamante parque nacional, fue reconocida como Área Importante para la Conservación de las Aves y, en marzo de 2008, Humedal de Importancia Internacional.

Roberto Rainer Cinti