Paula Pareto
Yudoka olímpica y médica residente en el Hospital de San Isidro. Clarín, noviembre 9.

«Usamos un barbijo de triple capa, las antiparras, la máscara y un camisolín extra al habitual. La piel no respira por ningún lado. Transpiro más en el quirófano que en un entrenamiento.»