Power Up
AC/DC - Sony Music

Hay algo que valoriza especialmente este nuevo disco de AC/DC: la convicción de que la mejor manera de respetar todo lo que la banda ha ganado y perdido en casi cincuenta intensos años de carrera es enfocarse en lo que todavía queda de su fórmula archiconocida. Power Up suena como una variación más limpia y ligera de Back in Black (1980), la obra maestra de la banda australiana. El nuevo trabajo se ha perfilado como un tributo a Malcolm Young, quien dejó este mundo en 2017. Su hermano Angus, emblema indiscutible del grupo, fue el artífice de este álbum que ni siquiera los fans más optimistas esperaban, después de seis años de silencio caracterizados por los problemas auditivos del cantante Brian Johnson, las dificultades con la ley del baterista Phil Rudd y la convicción del bajista Cliff Williams de que su ciclo con la banda estaba definitivamente cerrado. Y es evidente que el singular guitarrista que convirtió a su uniforme escolar en un icono indeleble del rock supo cómo motivar a sus compañeros para que entregaran lo mejor de cada uno en esta etapa otoñal, en la que disfrutan merecidamente de su estatura mitológica. No hay sorpresas ni decepciones en Power Up, sino otra prueba contundente de que con unos pocos ingredientes (esa alquimia explosiva y mántrica de blues y hard rock de estadios) también es posible armar una receta singular e irresistible.

Alejandro Lingenti