Proyecto polémico
Mendoza

El Gobierno mendocino avanza –a pesar del rechazo de las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Río Negro y Neuquén– hacia la construcción de la represa Portezuelo del Viento, una megaobra con un presupuesto de 1.000 millones de dólares que afectará el caudal del río Grande, el principal afluente del río Colorado. La Dirección de Gestión de Proyectos del Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública de Mendoza aprobó a fines de septiembre la oferta técnica presentada por la UTE Malal Hue, conformada por las empresas IMPSA, Obras Andinas S.A., CEOSA y el gigante estatal chino Sinohydro, el único oferente en la licitación. En aquella provincia celebraron que el proyecto dará trabajo a unas 50 pymes y unas 20.000 personas a lo largo de la construcción. En las otras provincias mantienen la protesta por las consecuencias hidráulicas que provocará aguas abajo.