¿Quién te crees que eres?
Alice Munro - Lumen - 312 páginas

Inéditos y extraordinarios, los relatos de ¿Quién te crees que eres? están hechos de una misma materia ininterrumpida, que el resto de las escrituras contemporáneas parecen apenas imitar. Es rotunda la maestría de la Premio Nobel canadiense, acusada como heredera de Chéjov, pero habitante de un mundo que, un siglo después, ya no ofrece las lentitudes necesarias como para observar del modo en que ella observa y escribe. Autónomas y entrelazadas a la vez, las piezas de este libro se ordenan en el arco que recorre la vida de una familia anónima y modesta, y en especial la de sus dos mujeres: Rose y Flo. Rose nos recibe de pequeña, en escenas escolares; luego pierde a su padre y queda a cargo de su madrastra, Flo. Veremos cómo gana edad y fuerza, cómo se endurece su personalidad y se empecina contra la ordinariez que aquella viuda le recuerda como destino seguro. Rose irá habitando el deseo, la vergüenza, el desencanto. También el amor, que «te despoja del mundo, y tan infaliblemente cuando va bien como cuando va mal». A Flo, cuarenta años más tarde, la acompañaremos hasta un geriátrico. Munro tiene por todos sus personajes un tipo de simpatía que en nada se parece a la piedad ni a la conmiseración: libres de ser quienes sea que son, nos los presenta desde la altísima dignidad que tienen los corazones que se saben iguales a todos los demás corazones. No enjuicia, no alecciona, no intercede en nuestro nombre. Y no solo eso: cede la misma atención para cada uno, protagonistas o convidados, puliéndolos hasta que de repente, en un giro inesperado −una línea de diálogo, una descripción, un acto soberano o rendido− se nos revelan por completo. Y cada uno de esos brillos es perfecto.

Valeria Tentoni